En un taller de expresión creativa que el maestro Pablo Romero Ibáñez realizó con el Pueblo Zenú, en menos de una hora, logró estructurar un libro de gran sensibilidad e impacto; esta obra se publicó con el título: Expresiones de mi Territorio Zenú, la escritura oculta del Zenú.

El taller inicia con una invitación a dejar los miedos a escribir, a expresar los sentimientos, las emociones, los anhelos y hasta las frustraciones; posteriormente se invita a los participantes a escribir en forma de ensayo libre, pero tenerlo en cuenta unos procedimientos mínimos como son: 1. Título seductor, atractivo, que enamore al lector; 2. Un primer párrafo que atrape al lector y lo introduzca en el contenido del ensayo libre; 3. Exposición de argumentos en forma creativa y 4. Derivada: es decir, concluir con una reflexión o con preguntas o cuestionamientos al lector.

A continuación, citamos uno de esos escritos impactantes, realizado por un miembro del Pueblo Zenú.

¿Dónde está mi burro?

Por Darys Manuel Santamaría Buelvas – INTECAVI

 

Oh, cómo anhelo nuevamente pasear en burro, y alguien me preguntó – ¿por qué en esta zona yo ya no veo burros? Y yo le respondí –mírelos, y él me dijo – ¿dónde están? Yo les dije – ah perdón, los burros se disfrazaron, pero mírelos ahí, ahora los burros se han transformado o de cierta manera se han canjeado, es decir, usted tiene dos burros, los vende y compra una moto, -¿una moto? –si claro una moto, le sirve para arrear el agua, buscar la leña, jarrear el ganado, ir al baile y lo más importante, te sirve para nunca más ir al monte, a la rosa, no tienes que acompañar a tu papá a la rosa, no tienes que sacarte vejigas en las manos trabajando en la rosa, no tienes que aprender a sembrar una mata de yuca, a sembrar una mata de ñame, una mata de plátano, un palo de limón.

No tienes que conocer las plantas medicinales, las plantas alelopáticas, las plantas repelentes de insectos y mucho menos las plantas ornamentales. ¿Eso pa qué? Si tu vez, si tú tienes dos burros, los vendes, compras una moto y todo lo compras en Sincelejo, ah, pero si no tienes burros, vendes el Caballo, vendes la Vaca, vendes los Cerdos o tal vez vendes una Cabuya de Monte y comienzas a mototazear y a mototazear, te aseguro que en quince años obtienes una buena pensión, gordo y barrigón, sufriendo de un riñón, andando en una sola pata y sufriendo de la próstata.

Experiencia posterior

Este taller se hizo con más de doscientos educadores del Pueblo Zenú, lo que, sin duda, demostró el gran potencial creativo que tiene este Pueblo, ellos son los artífices del sombrero vueltiao, símbolo nacional.

Al finalizar esta experiencia, cualquiera de los asistentes, podía pasar al frente a leer su ensayo o reflexión; al principio se mostraron tímidos; pero una vez que pasó el primero y notaron que nadie se burló; sino que, por el contrario, el aplauso fue sonoro; fue entonces, cuando todos se animaron a pasar; naturalmente no se tenía el tiempo suficiente para que todos pasarán a leer su creación.

Enseñanza que se obtiene de esta experiencia

Cuando nos dejan expresarnos, ya sea por la escritura, la música, la danza, la pintura, la escultura o cualquier lenguaje del universo de las artes; pero asegurando un ambiente agradable de trabajo, de buen trato, de comprensión, en el que se ofrecen ideas y métodos para activar la imaginación: surge la creatividad como un aguacero, que en medio de tanto sol, no avisa, solo llega y se queda.

Give a Reply