Pensar la Creatividad y la Humanidad

Natalia Isabel Romero Ospina
La creatividad es inteligencia divirtiéndose, Albert Einstein.

La creatividad es la actitud y la capacidad que poseemos los seres humanos para crear y asociar diferentes ideas, acompañadas de la imaginación, esta hace parte de nuestra inteligencia, de nuestra capacidad para relacionarnos con el mundo exterior y finalmente para conocernos a nosotros mismos.

Esto quiere decir que todos somos creativos, así que tú, amigo lector, ¡eres creativo! Pero nos hemos preguntado ¿En qué se evidencia mi actitud creativa?

Así, la creatividad y la imaginación son capacidades netamente humanas, estas capacidades nos separa del instinto animal y de la lógica algorítmica de la máquina; no utilizarlas es en esencia, un verdadero desperdicio ¿Es entonces, nuestra capacidad creativa e imaginativa la que nos hace humanos?

Desde que existimos como género humano, de una forma u otra, le hemos dado sentido a nuestras acciones desde la creatividad: el uso de herramientas, la invención del arte, la gran mayoría de avances tecnológicos y la expresión infinita de la literatura, son productos de la capacidad humana para crear y reinventarse en su entorno social, esta capacidad trasciende hasta el ámbito social donde repercute en nuestra forma de expresarnos, organizarnos y hasta de hacer política y economía. Por lo tanto, no es descabellado pensar la creatividad como una parte de lo que somos y hasta podríamos llegar a pensar que: los límites de nuestra creatividad son los límites de nuestro mundo, en la medida que usamos esta capacidad para ser y estar en el universo.

La creatividad hasta ahora, la concebimos como una herramienta, sin embargo, pienso más en la creatividad como una forma de expresarnos, es una capacidad que no puede ser replegada a las máquinas como el proceso de sumar o restar, la creatividad podría ser un acto del sentir y una forma de externalizar nuestras expresiones de libertad, seguridad, pasión, concentración, amor y anhelo; es decir, expresión pura de nuestra humanidad.

Ahora bien, si la creatividad refleja nuestro potencial humano en las diferentes artes (pintura, literatura, escultura y múltiples expresiones más), estas expresiones también reflejan nuestra humanidad, porque algunas veces y especialmente en nuestra época vemos como el potencial creativo ya no es de vital importancia y es regalado muchas veces, hasta en el ámbito educativo donde ya no es menester estimular la imaginación. Sin embargo, es importante destacar como nuestra capacidad de crear e imaginar, siempre acompañará nuestra forma de estar en el mundo, y la vemos presente en nuestros procesos de aprendizaje y entendimiento, además que en nuestra cultura siempre estará presente, y continuará integrándose a la evolución del mundo, y está en nuestras manos continuar cultivando nuestras habilidades creativas que, de una forma u otra, convergen con la cultura y nuestro ámbito social.

Rescatar nuestro potencial creativo e imaginativo, cultivar nuestra capacidad de creación, y hacer parte del desenvolvimiento del arte, es vital para nuestro momento histórico, vivimos en un tiempo donde la modernización y la tecnología ha excedido las últimas consecuencias de una novela de ciencia ficción, la vida humana es canjeada y desestimada, los valores y la política es un capital acumulativo, el arte y la música es decadente y ha perdido su función emancipadora, la ciencia es un sinónimo de riqueza y la memoria ha sido malinterpretada, por ello, veamos en la creatividad y en la imaginación una forma de reescribir nuestra historia, desde la vida, desde el sentir con el mundo y la naturaleza.

Así que la invitación es a ver en el arte y la literatura una resistencia que es parte de nosotros, a ver como nuestro potencial creativo e imaginativo se rehúsa a ser parte de una interpretación negativa del mundo, y encuentra en el arte una forma de construir nuevos horizontes, y renueva su valor de emancipación (de liberación). La creatividad puede dotar a la vida de sentido, puede guiar e imaginar nuevos caminos en la ciencia y demás, y la imaginación puede ser una nueva forma de construir y pensar nuestra memoria en el mundo, por ello la creatividad nos hace humanos y más que eso, nos hace seres que piensan y sienten.

Give a Reply